ECOEXTINCIÓN DEL KOALA


Nicho Ecológico  

   

Trata sobre el habita de la especie, sus características propias en el nicho ecológico, de la especie.

Se denomina así a la estrategia de supervivencia utilizada por una especie, que incluye la forma de alimentarse, de competir con otras, de cazar, de evitar ser comida. En otras palabras, es la función, “profesión” u “oficio” que cumple una especie animal o vegetal dentro del ecosistema.

Se refiere no sólo al espacio físico ocupado por un organismo (nicho espacial o de hábitat), sino también a su papel funcional en la comunidad (nicho trófico) y a su posición en los gradientes ambientales de temperatura, humedad, pH, suelos, etc. (nicho multidimensional o de hipervolumen).

El nicho ecológico de un organismo depende de dónde vive, de lo que hace (como transforma la energía, se comporta, reacciona a su medio físico y biótico y lo transforma), y de cómo es influenciado por las otras especies.

El papel que desempeñan los individuos de una especie es único en cualquier ecosistema dado.

LOS KOALAS ADAPTÁNDOSE A LOS CAMBIOS

 


La contaminación por dióxido de carbono, está acabando con las esperanzas de vida de los Koalas en Australia.  El dióxido extrae los nutrientes de la savia de las hojas de eucalipto, las cuales son el alimento de esta especie.

Según investigaciones, el dióxido de carbono en las hojas de eucalipto afecta el equilibrio de nutrientes y antinutrientes. Los antinutrientes son sustancias que son tóxicas o interfieren con la digestión de nutrientes.

Un aumento del dióxido de carbono favorece la producción de antinutrientes con base de carbón en los árboles, por encima de los nutrientes, por lo que las hojas pueden volverse tóxicas para los koalas.

Según diferentes juicios a futuro, en unos 50 años, la reducción de la población de esta especie será bastante notable. La falta de alimento está afectando su reproducción, Los koalas tienen una cría cada año bajo condiciones óptimas, pero si cae el valor nutritivo de las hojas, podrían tener una cada tres o cuatro años.

Los Koalas se están adaptando a sus nuevas condiciones, debido al bajo valor nutritivo de las hojas de eucalipto, esta especie debe dormir 20 horas al día para conservar energía.

ANIMALES DE BOSQUES AUSTRALIANOS      

Los koalas, o canguros arborícolas (género Dendorlagus) son curiosos marsupiales cuya vida transcurre en lo alto de los árboles de Nueva Zelanda y en zonas boscosas del noreste australiano. Su pelaje muy largo y denso, impermeable a las abundantes lluvias que se dan a diario en ese país.

Su color es de un gris ceniza, con diferentes tonos dependiendo de la especie. La cola muy fina. A través de sus robustas uñas, puede trepar y moverse con facilidad por los árboles.

Alimentación: Los koalas solo se alimentan de las hojas y corteza y también de los frutos. Un koala adulto necesita entre 200 y 400 gramos de hojas al día. La dieta del pacífico koala consiste en hojas de eucaliptos. Es evidente que su hábitat se encuentre ligado a los arboles que le proporcionan su alimento.

Entre las diferentes especies de koalas, destacamos el arborícola negro (D. ursinus), cuyo aspecto nos recuerda al de un pequeño oso, el de Bennett (D. bennettianus), el de Matshie (D. matschiei) y el de lumholtz (D. lumholtzi).

El Koala (Phascolarctos cinereus) alcanza una longitud de 60 a 85 cm y pesa de 5 a 15 kg. Su periodo de embarazo se extiende durante 26 a 30 días. Pare una cría.

Información del Periódico: La Jornada
Sábado 28 de mayo de 2011, p. 2

 

Cada árbol del hule contiene un koala, o al menos eso da por sentado la mayoría de los australianos. Pero la complacencia podría terminar con ese emblemático animal nativo, según científicos que desean añadirlo a la lista de especies en peligro.

Ya bajo presión por pérdida de hábitat y enfermedades, los koalas enfrentan ahora una nueva amenaza: el cambio climático. Tienen dificultades para lidiar con las sequías y las ondas cálidas que cada vez se volverán más comunes en el sur de Australia en los años por venir. Para empeorar las cosas, el aumento de bióxido de carbono en la atmósfera reduce el contenido de nutrientes de las hojas de eucalipto, su única fuente de alimento.

Científicos señalan que la población de koalas ha disminuido en gran número en algunas zonas, y advierten que, si no se toman medidas de conservación más enérgicas, la viabilidad de este mamífero podría estar en duda. Se supone que esta especie es común, pero se está deslizando hacia la destrucción bajo nuestras narices, comenta Christine Hosking, conservacionista de la naturaleza en la Universidad de Queensland.

INVESTIGACIONES REALIZADAS SOBRE LOS KOALAS  POR EL DR HOSKING Y SU EXTINCIÓN

Hosking, quien realiza una investigación para obtener un doctorado, relativa al impacto del cambio climático sobre el koala, fue una entre varios expertos que en fecha reciente aportaron evidencias a un comité del Parlamento australiano constituido para investigar la situación de este animal. Indicó que enlistarlo como especie en peligro sería el primer paso para desarrollar un plan nacional de acción dirigido a salvaguardar su futuro.

Los koalas son difíciles de ver en estado silvestre, porque se cuelgan en lo alto de los árboles del hule, camuflajeando su pelambre entre las ramas. Sin embargo, como habitan en un territorio muy extenso, que abarca gran parte del este de Australia, siempre se ha creído que son muy numerosos.

Aunque eso fue cierto alguna vez, puede que ya no lo sea. Los cálculos de población no se realizan a menudo, por la dificultad de contar a los animales, pero Clive McAlpine, ecologista del paisaje en la Universidad de Queensland, cree que no quedan más de entre 50 y 100 mil en estado salvaje. En algunas zonas, como la Costa de Oro de Queensland, el número se ha reducido hasta en 80 por ciento en los pasados 10 a 15 años. Otro experto en koalas, Bill Ellis, afirma que en lugares donde los investigadores solían encontrar entre 30 y 50 koalas por día hoy sólo avistan tres o cuatro.

El desmonte de selva en gran escala, para el desarrollo urbano, la industria y la agricultura, ha privado cada vez más al koala de buena parte de su hábitat tradicional.

 En años recientes, la especie se ha visto afectada por la clamidia, que conduce a la infertilidad y en ocasiones a la muerte, y por un retrovirus similar al VIH, que causa graves infecciones además de, posiblemente, cáncer y leucemia.

Según el doctor McAlpine, algunos científicos creen que el retrovirus tiene el potencial de ser tan destructivo como la enfermedad de tumor facial que casi ha arrasado con el diablo de Tasmania.

Además, los koalas están expuestos a ser perseguidos o atacados por perros, al extenderse los desarrollos habitacionales. Ahora el cambio climático se agrega a las presiones: están mal equipados para hacer frente a las altas temperaturas; durante las ondas cálidas, sufren deshidratación y estrés por el calor.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: